Esencia

Cuando pequeño recuerdo que me encantaba mascar chicle. Esa sensación de sabor que entraba a la boca, empapaba las papilas gustativas con cada mordida y la contextura elástica del bocado siempre me parecieron lo máximo. Sin embargo, nunca soporté que el sabor del chicle decayera o su estructura maleable decayera, por lo que siempre terminaba con cinco o más pastillas entre los cachetes, con dificultades para masticar.

Creo que ésta es una hermosa metáfora de lo que sucede con cualquier cosa con la que un hombre puede generar costumbre. Inevitablemente, todo pierde sentido después de estar frecuentándolo mucho tiempo: los chicles, el trabajo, las parejas, los amigos, etc. Muchos tratan de elaborar estratagemas para escapar de esa rutina, como comer más chicle, imponer más actitud, irse de viaje o inventarse juegos nuevos, pero inevitablemente las situaciones regresan a un estado inicial, de reposo, como si todo se tratara de un gran embudo del cual no podemos escapar porque la fuerza centrípeta siempre nos apura a visitar su fondo.

Entonces es cuando me surge una pregunta, ¿dónde está la esencia de las cosas? ¿Cuándo podemos percatarnos de ella? Vamos a explorar ese tema con un ejemplo que a veces nos eriza los pelos de cualquier parte de la anatomía: las relaciones sentimentales. Dos personas se conocen, se agradan, deciden profundizar y escudriñar más en el otro, formalizan su unión y luego bien se separan o permanecen juntos. Todos estos pasos, si se les analiza apropiadamente, indican mayor o menor actividad o entusiasmo por ambas partes. Las primeras, sin duda, son las más emocionantes, pero a medida que avanza el tiempo (en especial de aquella última, que requiere una inversión relativamente alta de tiempo) todo tiende a la quietud, como una corriente sinuosa que se va acostando hasta volverse completamente recta.

Supongamos, para ahondar un poco más, que dos personas han resultado juntas para toda la eternidad, por lo menos hasta que la muerte los separe. ¿Podríamos decir que después de ese considerable lapso de tiempo ambos están enamorados o que están acostumbrados? Ciertamente ya no son los mismos de antes, porque la naturaleza humana comanda que los individuos sean inconstantes y mutables. Pero la relación en su fondo llego a una fase estática, inalterable. Ambos podrán intentar levantar los ánimos y procurar nuevas aventuras, pero eventualmente se encontrarán en su lecho, en ese estado de inercia que el tiempo y la costumbre han construido. Sin pasión, sin color, sin sabor.

Cualquier mujer que lea este blog pensará que soy un pésimo partido si les hablo de un destino poco romántico y la verdad nada motivador. Bueno, pues muchos piensan en mí como una persona divertida, pero no puedo prometer que siempre sea así, incluso viendo constantemente a mi pareja, a la misma persona por muchos años.

Ante ese panorama muchas parejas optan por la decisión individual de introducir más chicles a la boca (no creo que haya necesidad de explicar a qué me refiero con ese metáfora); alejarse del fondo del embudo y aun escapar de él para recuperar algo que siente que ha perdido. ¿Será ese algo la esencia?

Nunca se tiene demasiada información. Podría defender en este momento la posición de que a las personas se les conoce de verdad cuando están aisladas en una burbuja de cristal, que es ahí cuando están en su máximo esplendor, intactas e impolutas, pero también puede ser cierto que es mediante el contacto y el compartimiento que se puede llegar a conocer al otro, y que en realidad en el fondo todos seamos unos mojigatos aburridos.

Me aterra es el futuro de este blog, que puede degenerar en quién sabe qué temas que no vienen al caso. Quién sabe si no lo ha hecho ya, y tan joven que es.

Anuncios

~ por Juancho H. en marzo 25, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: