Zona de juegos

Nunca me interesó el concurso de Miss Universo. En especial desde que veo que en mi país, Colombia, la elección de la representante nacional se convierte en un evento de elevada audiencia; las calles de Cartagena de Indias se paralizan cuando hospedan el concurso, y las dolencias que normalmente aquejan a la nación pasan desapercibidas un fin de semana, cuando todas las personas se vuelcan a ver la belleza de las mujeres, obra de muchas horas de gimnasio y bisturí.

En fin, el concurso de Miss Universo es lo mismo, sólo que reúne a representantes de todo el mundo, pero en Colombia todos se hipnotizan igual. Más aún cuando el año pasado la señorita Colombia, Taliana Vargas, alcanzó el título de virreina, perdiendo el “título” ante la venezolana Dayana Mendoza. Como siempre, y vuelta una costumbre, los círculos más intrascendentes e irrelevantes de la farándula colombiana hablaban de “boicot” y de una conspiración enorme… tiempo pasado y ya todo olvidado.

Fijémonos ahora en el presente. Las actividades de la señorita Mendoza están debajo de cualquier interés que yo pueda tener. Sin embargo, esta semana se rompió el molde cuando leí las declaraciones de la “mujer más hermosa del universo” acerca de su visita a la bahía de Guantánamo, baluarte de la infamia y la desdicha de todo lo que llamamos humano; quizá el mayor legado de la monstruosamente fallida gestión de George W. Bush.

“Un lugar relajado, tranquilo y bonito”, relata Mendoza en su blog personal de la página de la organización del concurso. Además cuenta las actividades usuales de los prisioneros, que consisten en ver películas, ejercicios de manualidades y lectura. También menciona la recepción de los soldados apostados ahí, propósito del viaje de la reina, pues es común que la organización la despache allá, en cualquier lugar donde exista la necesidad de un impulso en la moral general de las tropas.

Vamos a centranos sólo en las impresiones que tuvo en Miss Dayana su visita a la base de Guantánamo, tiempo que calificó de “muuuuy divertido” (sic). A menos que la venezolana sea una malévola torturadora, que disfruta con el evidente dolor ajeno y con toda clase de perversiones, lo que obviamente sucedió acá fue una descarada ausencia de prudencia de su parte. Un tema tan delicado, como lo ha sido el de la prisión apostada en las costas cubanas aún bajo control estadounidense y su reiterada y sistemática violación a los derechos humanos más fundamentales, debe ser tratado con el respeto y la categoría adecuadas. Como dicen por ahí, “con guantes de seda”.

Ahora me pregunto cuál habrá sido el propósito del dichoso post en el mencionado blog de la soberana. Revisando un poco el historial del mismo encontré una serie de temas y sucesos tan banales que me empezó a doler la cabeza después de un tiempo. Consideré entonces que el blog va dirigido a wannabe reinas de la belleza, o quizá a los típicos airheads presas del consumismo más recalcitrante. El común denominador, aparte de lo efímero y superfluo de sus contenidos, es el lenguaje extremadamente informal que se emplea, tal y como se encontró en el cuestionado post de hace unos días.

Me parece que no hay lugar a decir “la organización debería revisar esos atículos antes de que salgan al público”. Pienso yo que el calibre de la situación debe ser de dominio público, ¡Dayana Mendoza debió darse cuenta ella solita! ¿A quién se le ocurre hablar así de un lugar que no sale de la categoría de “vergonzoso”? ¿Pretendía algo con ese lenguaje, o se excedió en su carácter de inocente? Si la organización pretendía “ablandar” la situación, pues cometieron un craso error.

El día de hoy ya no existe el dichoso post, reemplazado ahora por una nota aclaratoria de la presidenta de Miss Universo, diciendo que las afirmaciones de Mendoza se referían a la hospitalidad de los soldados y no a “otra cosa”. Una omisión en la redacción que provocó revuelo, resultó siendo al parecer. Para evitar futuros altercados, sugiero que manden a Dayana a sitios realmente relajados, tranquilos y bonitos, como parques de diversiones y complejos hoteleros en el Caribe, para que no haya lugar a escándalos parecidos, y los lectores superficiales que visitan recurrentemente su blog no se confundan.

Por si fuera poco, ya empecé a escuchar por ahí, “apuesto que Taliana Vargas no hubiese dicho semejantes burradas”.

Anuncios

~ por Juancho H. en abril 2, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: