Viaje

Este mes de mayo lo recordaré siempre como el mes en que tuve que comprimir una cantidad inpensable de paseos con tal de disfrutar un sitio en el que ahora me encuentro, y puede que no llegue a ver en mucho tiempo. Ya he comentado que mañana me embarco en un largo trayecto, donde espero conocer la mayor cantidad de cosas, tristemente ello en detrimento de una posible comodidad o la sensación de holgamiento que generalmente otorgan los viajes de placer.

Siempre me ha encantado viajar. Aunque si me preguntaran, el hecho de “viajar”, es decir, trasladarse de un lado a otro, lo detesto. Odio los medios de transporte, pero no por su velocidad, o incluso su servicio, sino precisamente por el detalle siempre ausente de cuidar del comfort de los individuos. Yo sufro enormemente por ello. Mi elevada estatura no me permite acomodarme a mi antojo y por ello no la paso muy bien.

Es el destino el que me enamora. El hecho de llegar a conocer sitios, personas, culturas y costumbres. Empaparme de ello. Tocar las cosas para aunar mi mente con los objetos; hacerlos más reales. Otorgarme a mí mismo la posibilidad de creer.

Ante este panorama, cualquiera podría decir que debo sufrir primero para luego disfrutar. ¿Será así para todo?

El término sufrir es fuerte, por lo que lo cambiaré por esforzarse. Aunque ello tampoco sea correcto, pues todos conocemos casos de personas que ni sufren ni se esfuerzan por vivir en estado perenne de disfrute y placer.

Al menos esa es nuestra impresión, pero lo realmente gracioso es que ellos pensarán que sufren y se esfuerzan a su vez. Por muy fácil que lo tengan. Así que, una vez más, el subjetivismo protagórico mete su mano.

En fin, lo importante es que las personas tengan siempre la oportunidad de disfrutar, es decir, de hacer lo que quieren, pero para ello se debe sufrir o esforzarse, o para ponerlo en términos más prácticos, hacer lo que deben. Es como una especie de retribución que nos otorgamos por el simple hecho de ser útiles para la sociedad.

Estamos acá para ser felices, así suene a comercial.

~ por Juancho H. en mayo 12, 2009.

2 comentarios to “Viaje”

  1. Me encanta viajar, no tengo tú problema que te desvía del deleite de disfrtar un viaje, menos mal, los disfruto plenamente. Si es por tierra me encanta, si mi transporte es uno con alas y de día lo disfrutó mirando las nubes o la nada. No creo el de sufrir para recibir algo …o el esforzarse, algunos de mis viajes han sido de esos que duelen los pies tanto caminar, solo los siento cuando llega el descanso…igual no desfallesco es una oportunidad de captar, conocer, disfrutar, gozar el lugar, las personas, su aire,…todo y para mi no es un esfuerzo, ni una retribución por algo o un debesr, es gozar. Un abrazo, disfruta, goza, diviertete en tu viaje para que sea placentero, besos.

  2. Juan, yo sé que lo pasarás bien. Sé que eres bien observador y que allá donde vayas intentarás aprender todo lo que puedas, así que aprovecha esas “horas muertas” de transporte para procesar la información y poder guardar los buenos momentos como recuerdos y los malos como enseñanzas. Así el viaje vale la pena por doble motivo🙂
    Mucha suerte en tus andanzas por el mundo, nos vemos a la vuelta!! Un beso!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: