Preguntas inconvenientes

Una reflexión que tuve hace unos días con respecto a preguntas que no deben hacerse, por coyuntura o por su naturaleza.

Están las preguntas incómodas. Son aquellos cuestionamientos que ponen en evidencia a las personas con respecto a un tema que prefieren mantenerlo reservado. “¿Fuiste al ginecólogo?” abochorna a más de una damicela.

Las preguntas “tabú”. Aquellas que bien por sociedad o por costumbres aún no están preparadas para formularse. En caso de hacerlas se levantarían reyertas inevitablemente, o generarían rencillas que permanecen en el tiempo. La más común, y ahora que estamos de “moda” con el tema religioso, es “¿Existe Dios?”.

También están las preguntas estúpidas. Cosas tan evidentes que no hay necesidad de inquirir para notar su veracidad, y que son la papilla perfecta para aquellos que adoramos el sarcasmo. El más perfecto ejemplo de esta categoría es la de la persona que entra a una habitación y pregunta a otro acostado “¿Estás dormido?”.

Supongo que existirán más tipos. Quizá recurra a este tema después, cuando los encuentre o halle la forma de especificar más. En fin, sólo una reflexión, ¿sí?

~ por Juancho H. en mayo 25, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: