Guerra para rato

Ayer por la noche, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunció la decisión de enviar 30.000 soldados más a Afganistán para “terminar el conflicto” para antes de julio de 2011, fecha límite para que las tropas vuelvan a su país. A continuación enlazo la primera parte del discurso, realizado en la Academia Militar de West Point.

En una ocasión pasada me referí al tema de la paz y lo que Obama significa en términos de esperanza para el mundo. Ahora que vemos este giro de acontecimientos, en el que seguramente esperaremos un recrudecimiento del conflicto Afgano, cabe preguntarse, entonces, ¿Es Obama coherente o incoherente?

Una situación difícil, sin duda. Por un lado, es el recipiente del prestigioso premio Nobel de la Paz por sus “esfuerzos y la promesa de la paz en todo el mundo” en la que se ha convertido; por otro, es el presidente de una nación tradicionalmente guerrerista, la sobreviviente superpotencia, heredero de un legado de batallas y enfrentamientos que incluso en el momento que se libraron carecían de sentido. Así que, analizando ambos matices de la persona de Obama, vemos que se encuentra entre la espada y la pared.

¿Acaso qué debería hacer? ¿Retirar todas las tropas de un solo tirón? Eso sería desconsiderado e irresponsable pues, considerando los estragos causados por una guerra que ya casi cumplirá una década, los estadounidenses dejarían sólo caos y destrucción, lejos de la instalación de un régimen democrático e igualitario que tanto prometieron cuando entraron en primer lugar, además, claro está, de su explícito deseo de terminar con el terrorismo, personificado en la figura del grupo extremista Al Qaeda.

Entonces, ¿debería acaso mantener las fuerzas de ocupación? Ello, prolongado en el tiempo, sería igualmente perjudicial, pues la población local no dejaría de verlos como invasores, mientras que las instituciones nacionales crearían una dependencia enfermiza de la ayuda extranjera, borrando cualquier rastro de identidad afgana.

Considerando todos estos puntos, considero que el envío de más tropas es una decisión equivocada. ¿Por qué? Sencillamente porque el ejército estadounidense ya tiene la marca indeleble del combate inscrita por todo el uniforme, muy lejos de la intención formadora y educadora que pretende otorgarle Obama. Lo correcto hubiese sido asistencia diplomática eficaz, y personal de entrenamiento cualificado que cumpla la difícil tarea de ir delegando las funciones en las similares instituciones afganas y apoyando a las tropas que ya están apostadas allí, que suman en este momento unas 65.000.

Por otro lado, y confiando en que esta decisión no haya sido tomada “a la ligera”, como diría el mandatario estadounidense, todo este embrollo debe servir también como terapia para ellos mismos con respecto a la correcta actitud que se debe tomar con los extremistas y otros fanáticos que vociferan y desparraman brutalidades. Lo correcto, tal y como yo hago con personajes de la blogosfera como Jolimu y Opusprima, es ignorarlos y dejar que el peso de su propia equivocada presunción caiga sobre sus cabezas, conscientes de que, obviamente, en caso de que el problema desborde a mayores proporciones, cuenten con los suficientes recursos e infraestructura para repelerlos.

Muchas decisiones se acercarán en un futuro para el presidente Barack Obama. En términos administrativos, deberá aprender a delegar en personas capacitadas, a tomar microdecisiones que afectarán el curso de los acontecimientos, y a entender que, sea cual sea su intención, habrá guerra para rato.

Anuncios

~ por Juancho H. en diciembre 2, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: