Adiós a una década

En breves horas estaremos como hace un año, y el año anterior, y el previo a ese: esperando que el reloj marque las doce de la noche para darnos un abrazo con nuestros seres queridos, recordar a aquellos que están lejos y desear lo mejor para todos ellos, en especial la esperanza de una mejora para el bien general. Durante el transcurso del día se vivirá la típica ansiedad que produce dicho momento… bueno, por lo menos para aquellos que de hecho sea una fecha especial.

No debemos olvidar, sin embargo, que mañana es el final de la primera década del siglo XXI, una que deja muchos mensajes y moralejas. ¿Qué fue lo más relevante en el ámbito mundial durante estos diez años? Yo califico dos cosas: la primera fue el ardid que llamaron “guerra contra el terrorismo”, cuyo detonante fue el derribamiento de las Torres Gemelas en septiembre de 2001, y la segunda fue la crisis financiera de la cual aún sentimos el coletazo.

Hablando ahora del continente americano se empezó desde hace rato a apreciar cómo la balanza de la influencia, inclinada de antaño hacia Estados Unidos, ya no lo sigue siendo; países como Brasil empiezan a tomar la batuta. Otros países, como Chile, empiezan a cumplir los requisitos para empezar a ser llamados del “Primer Mundo” (estratificación que yo veo odiosa y equívoca), pero sin duda lo más relevante ha sido el atropello sistemático que se le ha hecho a la democracia, tan tradicional de este hemisferio, por actitudes como la de los dirigentes de Venezuela, Bolivia y, me avergüenza decirlo, Colombia.

En el sector social no se aprecian cambios radicales: los pobres siguen empobreciendo, y los ricos… bueno, nadie debería preguntar por ellos, pues siempre se saldrán con la suya. Lo que sí quiero remarcar, y esto lo hago a título personal, es el aumento dramático de odios irracionales como la xenofobia y el racismo, campos en los que tristemente sobresalen algunos países del viejo continente. Otras cuestiones, como las de índole ambiental, siguen siendo preocupación de unos pocos cuando atañe a toda la humanidad.

Bien podría decir que en estos diez años no todo ha sido malo. Es propicio señalar que muchas cosas nos han traído esperanzas de que quizá las cosas anden mejor en un futuro cercano, pero sólo son eso: esperanzas, mientras que las amenazas sí tienen la cualidad de ser señaladas y, si de pertinencia se trata, de ser detenidas.

Espero, continuando por esa vertiente, que no sólo el otro año, ni siquiera la otra década, sino que el resto de vida de todos aquellos a los que llegue este mensaje, si quiera el sonido de mi voz, sea fructífera y beneficiosa. Espero sinceramente que la luz de la razón y la inteligencia iluminen su camino de aquí en adelante, pues nada ni nadie más lo hará.

Por último, y obedeciendo a la tradición, les deseo un feliz año 2010 a todos.

Anuncios

~ por Juancho H. en diciembre 30, 2009.

2 comentarios to “Adiós a una década”

  1. Mmm tuvo su lado A y B esta decada, espero que las cosas cambien. (no son vanas ilusiones)

    que tengas un hermoso y muy bendecido Año 2010.

    Au revoir & Adio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: