Haití, y de la tragedia humana

Hace ya una semana de la terrible catástrofe acontecida en el pequeño país caribeño de Haití, el cual ha cargado con el infame epíteto de ser el “más pobre de América”. Esta nación ahora enfrenta su capítulo más oscuro hasta el día de hoy.

Los pormenores del terremoto creo que ya son de conocimiento público, por lo que no vale la pena mencionarlos en este espacio. Lo que sí vale la pena destacar fue la respuesta mundial ante este evento, el cual, sumido en indiferencia, se dio cuenta de los graves problemas en los que está sumida, tristemente, la mayoría de la población de nuestro pálido punto azul.

Hubo buenos y malos, por supuesto. Por un lado, es encomiable la ayuda humanitaria prestada, por pequeña que sea, por parte de todo el mundo.

Tomado de Wikipedia.

Uno a veces puede llegar a ser ingenuo al decir que la ayuda ante este tipo de situaciones será insuficiente, independientemente de las cartas en el asunto que quiera tomar, porque, como con todo, están los que sólo opinan y desde luego los que sí deciden formar parte activa del cambio e interceder en ello. Esta es de esas oportunidades en que se ve con alegría que la colaboración es propicia, en especial para la imperativa necesidad de salvar vidas, y quizá para la reconstrucción y posterior reparación de edificaciones (que se encontraban en tan pobre estado), para asegurar un buen camino para la recuperación de este país.

Los que tuvimos la oportunidad de aportar un granito de arena esperamos que vayan a manos que lo sepan administrar bien en nuestro lugar, que estamos lejos y no podemos por diversas razones (nuevamente, por pequeñas que sean). Hubo quienes dieron dinero, otros ofrecieron ayuda en especia, equipo de salvamento; otros ofrecieron ambas cosas. Lo importante es que el mundo comprendió la gravedad de la situación, y se conmovió con un todo un pueblo, pues fue la totalidad de Haití la que se vio afectada por el sismo.

Países que aportaron para aliviar la situación de Haití. Tomado de Wikipedia.

Por otro lado, no falta el que quiere meter ideología en este delicado tema. Nunca entenderé la decisión de las Naciones Unidas de mandar a Bill Clinton como enviado de… la verdad no sé. Por muy buenas que hayan sido las intenciones del organismo, es necesario comprender que en este momento existen necesidades más apremiantes que satisfacer antes que enviar a un embajador de buena voluntad, o lo que quiera que sea. Fue un columnista el que dijo que ese mismo espacio ocupado por un político lo podría haber ocupado “un médico traumatólogo con su maletín de primeros auxilios, o un perro de rescate con su cuidador”; cabe anotar que no se refería a Clinton, sino a Álvaro Uribe, quien inexplicablemente también fue allá a “coordinar” las acciones humanitarias enviadas por Colombia… tan cerca a los comicios electorales.

También estuvieron aquellos trogloditas que afirmaban conocer las razones del sismo. Pat Robertson, pastor evangélico estadounidense, afirma que la catástrofe se debió a un previo pacto de los haitianos con Satanás. Algo parecido enunció la bestia tropical Hugo Chávez, al afirmar que fue otro Satanás, esta vez personificado en Estados Unidos, quien, al conducir ejercicios de la Armada en el Mar Caribe, ocasionó la tragedia. Estúpidos insensatos.

Y otra cuestión, que sí me ocasiona una terrible pena, es ver el manejo que le han dado los medios de comunicación a la noticia, en especial a la parte gráfica. El tono, el formato y las imágenes empleadas para cubrir este suceso sólo puede otorgársele el calificativo de “amarillista” en la mayoría de los casos. Quedé particularmente desilusionado con el ángulo con que fue tomada la noticia por parte de medios de países europeos. Me pregunto yo, acaso, ¿qué pretendían? ¿sensibilizar? Si son auténticos comunicadores, bien saben que existen miles de métodos para lograr el mismo efecto sin el burdo recurso del sensacionalismo. Muy malos profesionales, y terrible gestión de la información. ¿Que es otra cultura, alegarán algunos? Pues, por mí, se pueden meter su cultura por donde no les da el sol, porque esos reportajes tienen un nombre: mierda.

Procuremos quedarnos, entonces, con una importante lección: sin duda es indispensable reaccionar bien, tal y como se ha venido haciendo hasta el momento, para colaborar y ayudar a aquellos que sufren un inmenso revés, tal y como ocurrió en Haití, pero sin duda es la prevención y el llamado a la consciencia de que todos somos humanos lo que debe prevalecer ante todo. Que esto sea una importante lección para todos, no sólo en cuestiones de desastres naturales, sino para la vida en general. Es que es preciso ayudar ahora a quienes lo necesitan, en cualquier cosa, pues es seguro que alguien precisa de ayuda. Lavémonos esa horrible costumbre de sólo actuar cuando ya es tarde, de cambiar sólo cuando estamos ante el precipicio.

~ por Juancho H. en enero 19, 2010.

15 comentarios to “Haití, y de la tragedia humana”

  1. Varios rescatistas han empezado a llegar de hacer su labor en Haití, y, aunque encuentro muchas opiniones en que de hecho confirman la afirmación de que se hace lo humanamente posible, algunos de ellos, a los que conozco, me dicen que las Naciones Unidas no hacen una gestión de los recursos efectiva. De ser así, espero cambie pronto esta situación.

    Y una perla. Supongo que algunos individuos confundidos (o confusores, en determinados casos), en medio de su delirio, también mandan sus buenos deseos para estas pobres personas. Qué pensar, entonces, de estos individuos, pregunto yo…

  2. Vi la lámpara encendida y acá estoy.
    Quisiera comentar in extenso acerca de las declaraciones francamente lunáticas del pastor (será de ovejas) Roberson y Mico-mandante Hugo, pero mirándolo bien me parece que ambos han hecho las veces de “comic relief” en medio de tanta angustia. Así que me abstengo de la crítica a la estupidez manifiesta de los dos y en cambio les agradezco por haberme hecho reír. Más a “el cachalote” que al pastor.

    En este tipo de situaciones la urgencia por remendar lo poco que queda ocupa todos los flancos. Pero éstos no son sólo económicos y humanos, también hay que tener en cuenta que los recursos diplomáticos también valen y deben llevarse a cabo independientemente de la magnitud de la tragedia. Los embajadores de buena voluntad movilizan a sus seguidores (levante la mano al que no le guste Angelina Jolie y su gestión en África). Clinton es un personaje poderoso, carismático, que tiene un gran poder de convocatoria y en estos momentos el mundo debe poner sus ojos sobre Haití. Siendo ese el objetivo, la visita de Bill debió haber sensibilizado a más de uno.
    Y bueno, Uribe, en su calidad de Presidente, es el representante de Colombia ante el resto del mundo. Su viaje se explica desde la misma perspectiva: decirle al pueblo haitiano que a los colombianos nos importa su situación, y que queremos acompañarlos en este trance tan doloroso. Como cuando los amigos se reúnen para acompañarse en la adversidad. Es cierto que estamos en vísperas de los comiCios – si señorito, es con C – y que todo lo que haga my president podrá parecer campaña, pero en este caso no.

    Besos

    • ¡Qué bonita sorpresa!

      Entiendo tu punto de vista en cuanto al poder de convocatoria, refiriéndote al caso de Clinton, pero, ¿no es acaso suficiente labor de sensibilización el hecho de que haya ocurrido una tragedia de estas magnitudes? Bien podría subirle el ánimo a los haitianos, pero consideraría yo que sube más el ánimo ver a los rescatistas haciendo su labor que a un político “untarse de pueblo”.

      En cuanto a Uribe, diría yo que tiene mucha más resonancia la espectacular labor que están haciendo nuestros enviados a colaborar, señalando en particular la bebé de brazos que fue rescatada por los bomberos bogotanos.

      En todo caso, considero que estas gestiones “simbólicas” deben ser manejadas con mucho cuidado.

      Y gracias por señalar el gazapo; corregido está.

      Tutti gratzie, vecchia, e benvenuta.

      • Eh, lo de la bebé me puso a llorar, carajo… (ojo aguado), y es que me puso a pensar: si mi casa se cayera ahora mismo… erde, mejor no sigo porque…

        Voy a hacer de cuenta que no leí lo de “vecchia”.
        Más besos.

  3. Mejor no pensar en esas cosas. ¿Y qué pasa con “vecchia”?

  4. Juancho polo.. Dices que en vez de enviar a Bill Clinton o a Alvaro Uribe, su lugar pudo o mas bien puede ser reemplazado por un medico o un cuerpo de rescate. Tienes en parte la razón, por que sí, debo de estar de acuerdo en que estas figuras no sirven mas allá de ser una figura.

    Sin embargo, en tu mismo blog dices que ojala ese granito de arena que muchas personas han aportado se emplee de la manera correcta, y que ojala sea bien administrada para que llegue esta ayuda a los haitianos. Mi punto es, de que sirve tanta y tanta ayuda (por que seamos honestos, la respuesta mundial me ha dejado callado), si no se gestiona adecuadamente. Toneladas de comida almacenada, medicamentos en desuso, y labores de reconstrucción donde todos quieres meter la mano. Ha habido gran respuesta a nivel mundial, pero una ayuda cada día mas lenta por cualesquiera que sean los motivos…

    Para resumir, creo que un papel de liderazgo no esta mal, siempre y cuando su fin ultimo sea el de querer ayudar ante semejante tragedia. A diferencia de otras naciones, cuyas intenciones son mas que obvias al querer enviar más soldados de los que se necesitan, u otros de querer implementar el “socialismo”…

    No se que opines…

    • Por supuesto, Osnofla, que concuerdo con usted en lo de la labor de liderazgo; sabemos que en toda organización es necesaria la labor administrativa, y Haití no es ninguna excepción, sin embargo, ¿cree que la presencia de Clinton y de Uribe era indispensable para que la gestión de los recursos se lleve a cabo de forma idónea? Yo lo dudo mucho. Por un lado, podría decirse que la labor de Clinton es la de alentar a los damnificados, al ser una cara conocida, en su papel de representante de la ONU como embajador de buena voluntad, cosa a la que aún no le veo mayor utilidad, pues recibirían mucho más aliento con personal capacitado en la colaboración para paliar la catástrofe. Por otro lado, considero que Uribe es un auténtico lagarto, y que nada tenía que hacer allá.

      Lo de los soldados fue sin duda, exagerado, y lo del socialismo, pues, patético.

      Me encanta que me vuelva a comentar, Osnofla; la verdad ya hacía falta. Ando un poco de mal genio con ud. porque no me llamó, ni me escribió, ni nada cuando estuvo acá, pero bueno, tendrá sus razones. Espero todo ande bien por Madrid, “caremondá”.

  5. Ok.. Seguimos debatiendo…

    He visto una participación importante del presidente Uribe en todo esto, y estoy plenamente convencido que ese interés se debe a la obligación que tiene Colombia de mostrar la misma solidaridad que mostró el mundo cuando nuestro país vivió tragedias naturales similares como la del Eje cafetero.

    Me impresiona que la propuesta del presidente Uribe, no es más que una replica del plan de reconstrucción que se propuso en el Eje Cafetero bajo el mandato de Pastrana. Bien sabemos que Pastrana y Uribe no son del mismo pensamiento, pero bien podemos ver que una estrategia exitosa no se puede desmentir por hacer parte de un pensamiento distinto.. Eso es ser sensato!

    Ahora bien entrando en materia. Cuantas veces no has visto que se proponen ideas, pero nunca se hace nada al respecto? No se te hace chistoso que nosotros tenemos esa naturaleza innata de querer quejarnos siempre, simplemente porque los de “cuello azul” no quieren ensuciarse las manos de la misma manera en que lo hacen los de mandos medios? Especialmente en los gobiernos vemos como se crean fondos de inversión, y por falta de supervisión el dinero se despilfarra sin haber cumplido su fin.

    Te lo digo por experiencia propia, y se que esto lo sabes tu muy bien, pero en las empresas los altos directivos son los que mas ganan, y los que menos hacen. Y me parece que esto es un excelente ejemplo lo que esta haciendo Uribe, ya que su participación ha sido directa, concisa y desinteresada. Colombia no tiene un modelo político que queramos implementar en otras naciones, ni tampoco creo que queramos quedar como héroes. Me parece que es sencillamente un acto de solidaridad.. Como se dice por ahí, “hoy por ti.. Mañana por mi”…

    Por cierto.. Tenemos que hablar..!! No nos vimos en tabogo, por que no me fui por Bogota sino por Cali.. Pero eso es otro cuento que no va al blog… ya luego te explicare bien porque me fui por Cali… créeme que no fue por malo…

    • ¡Qué va! Ud. se fue por Cali sólo por no tener que vernos… buajaja =D.

      Volviendo al tema, Alfo, yo entiendo su punto de vista, pero, nuevamente, ¿era realmente necesario que hiciese presencia allá? ¿Todo eso tan bonito que usted está diciendo no lo pudo haber monitoreado desde acá? A veces creo, Alfo, y perdóneme que se lo diga, que usted también cae en el sentimiento generalizado de que tiene que ser Uribe el que tiene que hacer todo, así sea personalmente. En ningún momento vi a Uribe moviendo piedras, manejando equipo sofisticado o cualquier otra labor especializada como para que diga que él sí “se ensucia las manos”.

      Le tengo una palabra para usted: delegar.

      La solidaridad Colombia la ha ido ganando desde hace muchísimos años, desde 1985 cuando la catástrofe de Armero, cuando el mundo se volcó para ayudarnos. Eso fue mucho tiempo antes de la era de Uribe, y espero siga siendo así mucho después de que él sea otro capítulo de nuestra historia.

  6. Una vez mas, Juan, comparto opinión: los periodistas europeos han sacado lo peor de si mismos con el tema de Haití. Algunos días, leyendo el periódico, me pregunto si alguno de ellos tendrá o no corazón y será sangre lo que corre por sus venas. En fin.
    Y bueno, sobre Uribe, yo lo llamaría “oportunista”. Para gestionar las ayudas creo que ya hay gente capacitada. Fue casi tan oportunista como la visita de nuestra Vicepresidenta a la isla: mira si fue así que ni se bajó del avión en el que iba, ja!
    Qué tristeza.

    • Pues sí, Rach. Lo de los periodistas, triste. Muy mal cuando venden su alma al lucro, y abandonan la calidad informativa, porque es innegable que apelar al morbo del público es de las mejores formas de hacer dinero.

      Ya puse lo de las estrellitas, ¡siguiendo tu consejo!

  7. jumm, ahora que vengo a releer… Haití y su tragedia. La verdad es que sí, es terrible. El otro día me puse a pensar en ello y me enfadé con medio mundo…
    Pobres haitianos, sí, no les quito nada. Pero,¿qué hay de África? En la mayoría de los países, todos los días son “Haití”. No veo una respuesta internacional, ni gobiernos movilizándose para ayudar rápidamente a los desfavorecidos, ni aviones llenos de médicos y militares para proporcionar infraestructura…
    Quizás es que no interesa, no es imagen. Ni idea.
    Obviamente no quiero que se deje de ayudar a Haití, pero me enfada que nadie se lleve las manos a la cabeza de pensar cómo está la gente en África.
    En fin, qué cosas.

    • Entiendo lo que dices, Rach. Supongo que en ese caso ocurrirá el producto de dos cosas: uno, lo que ya había comentado en el post, y es la terrible costumbre del ser humano de reaccionar una vez se ve ante la calamidad, como ocurrió con Haití, y lo otro, un poco más puntual, es que cada nación está envuelta con sus propios embrollos, los cuales consideran de muchísima importancia, aunque sean verdaderas estupideces; en Europa, por ejemplo, se arrancan los cabellos con el tema de los crucifijos en las escuelas públicas, acá se hace un bullicio por cada movimiento del presidente, mientras que habrá lugares en que sí se viven problemas auténticamente serios.

      Y, pues sí, cabe preguntarse cuándo será que cambiemos esa perspectiva tan dañina.

  8. EsTo FuE OrRiBlE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: