Si hoy colgara los tenis…

Hace 28 años, doña Fiorella dio a luz a un niño por el popular método de la cesárea; poco menos de nueve meses antes, se sorprendería al escuchar la noticia de estar embarazada, pues había empleado últimamente varios métodos anticonceptivos para evitar precisamente llegar a ese estado, y porque no planeaba tener más que sus dos maravillosos hijos de entonces.

Aunque muchos bromean por el hecho de haber sido deslices de sus padres, yo veo mi particular caso como el hecho de que dos células lucharon incansablemente, tras barreras naturales y artificiales, para encontrarse – suena muy cursi, pero, eh… sí, la verdad es muy cursi -. Pero el hecho de que hoy, 23 de julio, esté cumpliendo 28 años es un hecho que ni quita ni pone para mí; bien puede ser un día como cualquier otro, con sus altos y sus bajos, sin contar por supuesto el hecho de que las personas que han compartido momentos con uno se acerquen para congratular al homenajeado por su onomástico, o los cientos de personas que por cosas de la vida se encuentran en las redes sociales y que por casualidad han visto la fecha y han querido extender un gesto de cordialidad.

Ah, mi cumpleaños. Normalmente me pondría un sombrerito alegre y celebraría el hecho de que la Tierra le ha dado una vuelta más al Sol; realmente pensé que este año no lo lograría, pero maldita sea si realmente fue el planeta que pudo lograrlo otra vez.*

Como comentaba en otra entrada, este tipo de fechas sí tiene un componente nostálgico, y es el de revisar las páginas del pasado para ver aquello que hemos hecho, o hemos dejado de hacer. Nuestro queridísimo presidente electo relata con mucho orgullo que “Calibán”, su abuelo, le decía “mijo – por el hecho de ser bogotano-, arrepiéntase de lo que hizo pero nunca de lo que dejó de hacer”. Yo respetuosamente me muestro en desacuerdo: uno nunca debe lamentarse por algo que hizo, viéndolo desde el punto de vista de que todos esos pequeños acontecimientos que se fueron concatenando en ese trayecto que llamamos “vida” han dado como resultado un ser humano, y en mi caso uno que en este momento se encuentra escribiendo en su blog y, mucho más importante, se considera feliz.

Ahora, son esas cuestiones que uno nunca ha hecho las que le puede traer noches insomnes a personas como a mí, que quieren vivir siempre al límite, hacerlo y verlo todo. Seguramente “Calibán” le decía a Juan Manuel que no se arrepintiera de lo que dejó de hacer pero tuvo oportunidad de hacerlo, porque, por ejemplo, es un hecho que nunca iré a Marte, a pesar de que me fascinaría, pero ello no me desvela. Sí me gustaría, sin embargo, irme de mochilero desde San Petersburgo hasta Vladivostok en el trayecto del expreso transiberiano, y ahí conocer el oriente del mundo. Muchas de las cosas que quiero hacer y no he podido involucran el acto de conocer, bien sean lugares o ampliar mi conocimiento.

Otras cosas, como llevar una vida digna, ya lo he tenido, por lo que si en este momento me partiera un rayo no tendría ninguna preocupación en esa área. Lo único que me preocuparía, si hoy estirara la pata, sería no haber vivido un poco más, para disfrutar más de este mundo.

* La frase es de Hugh Laurie, en House M.D.

Anuncios

~ por Juancho H. en julio 23, 2010.

Una respuesta to “Si hoy colgara los tenis…”

  1. Nice!!!

    A proposito de las sombras chinas, de cumple le dejo este regalito: http://www.youtube.com/watch?v=twi4nngIUGA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: