Ovejas del rebaño

Debo admitir que humildemente confié en que el gobierno de Juan Manuel Santos diera giros para bien, a juzgar por sus acciones de los primeros días de su mandato, como el nombramiento de ciertos ministros que les han valido el apodo de “Dream Team”. Ciertas iniciativas, como la ley de tierras, también me han puesto optimista en cuanto a que el nuevo gobierno se apartara de la ignominia del anterior.

En días recientes, sin embargo, me alarmaron ciertas cuestiones que difícilmente se pueden defender, más si se lo piden a una criatura crítica como lo soy yo, más cuando se tratan de personajillos de dudosas intenciones como Santos o algunos de sus secuaces.

"Ministro D: no futuro", de Bacteria. Tomado de http://www.elespectador.com

Primero, lo de La Macarena – y con esto abro el abanico del cinismo que es Rodrigo Rivera -. Independientemente de que se trate de una fosa común con miles de cadáveres producto de la mala praxis de un Estado en materia de guerra, o se trate de un cementerio repleto de N.N., la comunidad internacional se ha escandalizado – así como lo hicimos muchos acá – con este tema; debió ser tratado con mayor diligencia, con más prontitud, debió… en fin, debió ser tratado, en primer lugar, antes de dejar que los José Obdulios opinaran al respecto, menospreciando el episodio.

Luego siguió lo del proyecto de ley que busca penalizar a aquellas personas que paguen extorsiones a delincuentes, tomándolos como colaboradores financieros del crimen; esto podría hacerse en un escenario utópico en donde la justicia y las fuerzas armadas del Estado fuesen infalibles… sería risible pensar que en Colombia siquiera funcionan como deben ser, por lo que la simple insinuación de la propuesta es indignante.

"Arias italianas", de Héctor Osuna. Tomado de http://www.elespectador.com

Luego, el nombramiento de Andrés Felipe Arias como embajador en Italia. Si esto es una maniobra política por parte de Santos para sacar del escenario político nacional a Uribito, o si es una maniobra para sacarlo del país por sus evidentes implicaciones en el escándalo de Agro Ingreso Seguro, de igual forma es una vil barrabasada y una tomadura de pelo por parte de este gobierno. Y la pregunta prevalece: ¿qué nos ha hecho Italia para hacernos pensar que se merecen semejantes embajadores? Primero Fabio Valencia Cossio, luego Sabas Pretelt y ahora el “Píncher”…

Lo que me parece asombroso es que este gobierno, a pesar de no haber hecho nada memorable en mes y pico y aparte de todas estas metidas de pata, siga teniendo un 80% de aprobación. La única razón que se me ocurre es que esto se debe a que el alma de este mandato sigue y permanecerá siendo uribista, contrario a mis deseos y anhelos de principios de gobierno.

Así, pues, el público colombiano permanece atontado, hasta el punto en que ya se ha vuelto característico de nuestra cultura, ante tantas tonterías. Ocurre como un pastor con su rebaño. Ojalá no ocurra que, así como en esta patética analogía, una de las ovejas decida arrojarse a un precipicio y, las otras, confundidas, la sigan obedientes.

~ por Juancho H. en septiembre 13, 2010.

Una respuesta to “Ovejas del rebaño”

  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: