Imprudente

En la mayoría del mundo se conoce al detalle lo que sucede justo ahora en Ecuador, donde policías y miembros de las Fuerzas Armadas, guiados por su descontento, han armado revueltas en la capital de ese país, Quito. Hace sólo un momento el presidente ecuatoriano Rafael Correa fue rescatado por fuerzas especiales de un hospital donde se encontraba sitiado y ahora es llevado al palacio presidencial.

Ahora, lejos de las medidas legislativas que causaron todo el alboroto, sinceramente creo que Correa pecó de imprudencia en sus acciones. Por favor… ¿A quién se le ocurre salir a una ventana a retar a hombres armados – hombre, qué idiota – para que vayan a que tomen su vida? ¿Cómo se aproxima caminando – además, en muletas – al principal lugar de disturbios, con una escolta que evidentemente no estaba preparada para lidiar con esa situación? En fin… Muchas preguntas por el estilo surgen debido al comportamiento del mandatario ecuatoriano.

En medio de su afán de protagonismo y un poco de demagogia barata – porque no hallo más explicación a su comportamiento -, Correa desconoció la importancia de una institución como la presidencia de una república democrática, y el riesgo de dejar a un país acéfalo sólo para alcanzar algo de gloria pasajera. Inexcusable.

Veremos cómo se desarrolla la noticia, y entonces comentaremos más.

~ por Juancho H. en septiembre 30, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: