Inhabilitaciones y fiestas de té

"El absolvedor la hace flexible", de Bacteria. Tomada de http://www.elespectador.com

En una ocasión anterior dediqué una entrada completa al poco criterio y casi ausente capacidad de raciocinio de Alejandro Ordóñez, el actual Procurador General de la Nación. En esa ocasión toqué el tema de la tauromaquia y la iniciativa que existía para prohibirla, entre otras actividades que suponían un maltrato animal. Esta vez, por supuesto, hablaré del tema de Piedad Córdoba, así como otras cosas que me tienen BASTANTE preocupado.

Piedad Córdoba… Qué decir de esta mujer. Bueno, primero que todo, que aunque no comparto muchos de sus ideales, hay cosas que sí es debido agradecerle. Cierto fanatismo político, que parece más bien sacado de la primera mitad del siglo pasado y que inexplicablemente volvió a tomar fuerza, se ha encargado de señalar ineludiblemente a quienes tienden a pensar diferente y toman acciones para precisamente ver concretados su ideario en acciones. Tal es el caso de Piedad Córdoba y su iniciativa por liberar secuestrados. Aunque admito que muchas cosas entorno a ella son bastante turbias, como sus probables nexos con grupos al margen de la ley, cabe admitir que sí se ha esforzado para lograr ciertas cosas que en cierta medida alivian la dura realidad nacional.

En caso de ser cierto el hecho de que esta señora mantenga cercanas relaciones con grupos guerrilleros abriría un debate en torno a la dicotomía tautológica de Piedad. En palabras más mundanas, si el fin justifica los medios; si liberar secuestrados es excusa de andar coqueteando o colaborando con criminales…

Para aquellos de vista aguda, seguro habrán notado que en el segundo párrafo de este artículo hay una palabra escrita en cursiva. Pues bien. Mis limitadísimos conocimientos en Derecho me llevan a pensar que, con tal de acusar a una persona de cierto acto delitivo, deben existir una serie de pruebas que irrevocablemente apunten a la culpabilidad del sujeto, y que las simples suposiciones o vagas conexiones no constituyen en ningún momento una prueba fehaciente para determinar, para volver a este ejemplo concreto, la inhabilitación de un servidor público por 18 años.

El computador de “Raúl Reyes”, esa cuasi – mítica caja de Pandora que ha señalado a tantos y a tantas, por lo visto contenía un documento en formato Word, al parecer una copia de un correo electrónico – del cual no se sabe -, señalando a Córdoba en varias ocasiones. Esa y muchas otras “actitudes” le bastaron al Procurador para dictar sentencia contra la ahora ex senadora.

Todos estos días se ha hablado de que detrás de esta acción judicial se encuentra una persecución con fines políticos, y yo me uno a dicha sospecha, más clara que obnubilada. Todos conocen la tendencia ultracatólica, superfacha, hipergoda de este señor Ordóñez – la cual él no se molesta en negar y en blandir cada vez que tiene oportunidad – y de su cruzada personal para detener iniciativas como la del matrimonio homosexual – insisto, ¡dejen a esos pobres maricas hacer de su culo un hotel cinco estrellas si se les da la gana! – y la del aborto – ¡igual con las mujeres, que ya no estamos en el Oscurantismo! – por sus creencias personales, y no es ningún misterio que la letra de la ley permite cierta maniobrabilidad para usar ciertas inmiscuciones de la retórica y la semántica para usarlas en provecho propio, bien sea para derogar o permitir iniciativas que sean o no del agrado de quien conoce los intríngulis del marco legal. Eso mismo es lo que ha hecho Ordóñez en esta ocasión, sólo que para detener a una política que se encuentra en las antípodas de su pensamiento obtuso y malsano.

Para aquellos de mirada atenta y buen leer, habrán notado que una frase del primer párrafo lleva una palabra escrita en letras mayúsculas y en negrita – remarcación quizá no tan evidente por el color de fondo -. Bien. Me aterra sobremanera una ola de fanatismo ultraconservador que se empieza a tomar el mundo occidental; un fanatismo que poco de uso de razón y sí mucha bilis tiene. Personas como Nicolás Sarkozy y Le Pen en Francia, Berlusconi en Italia, Palin en Estados Unidos… y los uribistas, acá en casita. Ideales como “defender las tradiciones” no pueden volverse en una consigna absoluta – y, ahora que lo pienso, ninguna otra – pues bloquea la inteligencia y otorga una perspectiva averiada, sesgada y, en últimas, peligrosa. Estos “Tea Party” que vienen surgiendo en todo el mundo, apoyados por personas que defienden una irracional supremacía – llámenla religión, nacionalidad, tradición, seguridad democrática… – quienes desafortunadamente sostienen económica e ideológicamente estas cruzadas, hundirán al mundo en una segunda oscuridad, una oscuridad de la razón, impuesta por aquellos que gritan y vociferan con aullidos inentendibles hasta para ellos mismos, y que nos estancarán a todos en un espeso fango.

Nuevamente, tal vez exagero con esto; me preocupa de manera más inmediata la permisividad e indiferencia frente a estas actitudes que en últimas nos vulneran a todos, pues cualquiera podrá correr esa suerte mañana.

Después de todo, para que el mal triunfe sólo es necesario que los buenos no hagamos nada.

Anuncios

~ por Juancho H. en octubre 3, 2010.

7 comentarios to “Inhabilitaciones y fiestas de té”

  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Lo que hizo la Procuraduría fue imponer una sanción disciplinaria mediante un acto administrativo. No es propiamente una sentencia porque Órdoñese no actúa como juez, sino como cabeza (o mejor, jefe, porque lo de “cabeza” es exagerado) de un órgano de control.
    Contra ese acto administrativo proceden las recursos de la vía gubernativa – en este caso, reposición -. Después, se puede acudir, ahora si en demanda, al Consejo de Estado, quien mediante (ahora sí) sentencia se pronunciaría ratificando o no el acto administrativo del zeñor Procurador.

  3. A veces siento que mi único vínculo con la realidad del país es su blog… No deje de escribir!!!

    Por otro lado la frase “Bien. Me aterra sobremanera una ola de fanatismo ultraconservador que se empieza a tomar el mundo occidental; un fanatismo que poco de uso de razón y sí mucha bilis tiene.” me hizo recordar el libro de Orhan Pamuk “Nieve”…

  4. Hola Juancho,

    Otro interesante artículo. Estás preocupado por la dirección que están tomando algunos en diferentes países. A mí tambien me preocupa. La verdad es que las cosas van muy mal. ¿Qué solución darías tú en vista de como están las cosas?

    Tambien quería preguntarte si estás de acuerdo con el el estudio sobre el amor, noviazgo y matrimonio.

    Saludos

  5. @Tata: Jejeje… Si te soy sincero, en el fondo estaba confiado con que ibas a comentar desde el punto de vista de una experta, y me alegra mucho que lo hicieras porque estoy seguro que no sólo a mí sino a muchísimos que leen este blog les interesaba despejar esa duda. La pregunta ahora es, ¿qué tan sesgado llegará a ser el CDE con respecto a este caso?

    @Yuji: Esa es la intención, muchacho. Ojalá nunca se me acabe el aliento para seguir escribiendo. Sobre la frase que señala no tengo el placer de conocer la obra del turco, pero sí me interesa mucho hacerlo.

    Por cierto, perdonará mucho mi ingratitud por no haberlo llamado en días pasados. Le prometo que de mañana no pasa.

    @Logos: Qué bueno que te haya gustado el artículo. La solución que yo daría a este y muchos otros problemas es la instauración de educación de calidad; que enseñen a los estudiantes a pensar y no a memorizar, que eso lo que provoca en cierto modo es la creación de determinados prejuicios que hoy en día nos afectan demasiado. Ni te pregunto, porque seguramente estarás de acuerdo con la ideología de Palin, O’Donell y otros individuos como estas dos, pero estas actitudes son precisamente las que temo.

    Lo del amor, pues qué decir a eso: creo que ya tienes mi opinión al respecto. Yo respeto la tuya – no la comparto – siempre y cuando estas, tus ideas, no vayan en perjuicio de los demás.

    • El pronunciamiento del Procurador ha tenido mucho despliegue en los medios, pero hasta ahora no he visto ninguno que se tome la molestia de aclararle al público que Córdoba ha sido objeto de un proceso disciplinario, por parte de una autoridad administrativa. Se habla de “muerte política”, de colaboración con la guerrilla, etc, etc.
      La verdad es que Ordóñez sanciona a la senadora por extralimitación de funciones (falta disciplinaria gravísima) y por eso la destituye e inhabilita. Los argumentos en los que se basa podrán ser controversiales, así como la decisión misma. Para eso existen los recursos.

      En mi opinión personalísima, creo que el Consejo de Estado fallará en estricto derecho. El juez (ya sea individual o colegiado) debe tener la capacidad de apartarse de su propio concepto y atenerse a la verdad procesal -creo que en otro comentario que hice en otra entrada hablé de esto mismo-.
      Tengo ganas de escribir más, pero no quiero volverme una lata.

    • Pero, ¡por favor! Bien sabes que puedes escribir lo que quieras siempre y cuando aporte al tema de discusión, y lo que estás diciendo por supuesto que contribuye sobremanera.

      En estos días salió lo de Bernardo Moreno y las chuzadas del DAS. Debo decir que me alegró ver al Procurador cumpliendo con sus deberes, pero eso no quita el hálito de que lo que se está haciendo con Piedad Córdoba tenga un tinte de persecución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: