De la palabra

La cabeza de los seres humanos no siempre está completamente de acuerdo con el mundo en que viven, hay personas que tienen dificultad en ajustarse a la realidad de los hechos, en el fondo no pasan de espíritus débiles y confusos que usan las palabras, a veces hábilmente, para justificar su cobardía.

José Saramago, Ensayo sobre la lucidez

Lejos del cinismo pasajero o perenne de algunos filósofos que acotan el nacimiento de la sociedad humana cuando se aprendió a robar o a tener sentido de pertenencia, creería yo que este importante hito se alcanzó cuando los hombres aprendieron a comunicarse entre sí mediante un lenguaje más o menos estructurado. Las palabras, pues, transmitían en sus inicios necesidades básicas y, según se dé el contexto, urgentes.

Con el surgimiento de la palabra también aparecería el complejo saber de la justificación, es decir, sostener mediante evidencias lo que el testimonio oral comunicaba. Instantáneamente, entonces, nacerían la retórica, la demagogia y la semántica… Aquellas entelequias ofrecían un gran poder a aquellos que dominaran estas influyentes técnicas comunicativas.

Fue Heidegger, precisamente, quien formuló que la filosofía moderna no se basaba más en la concepción metafísica sino en el control del lenguaje y su inherente manipulación. Sin intentar ser malicioso había despejado una verdad que se mantuvo implícita desde los inicios de la Historia; después de todo, quien dominara la palabra garantizaba un número de receptores que se encargarían de replicar el mensaje en tal caso de que hubiera calado.

Filósofos, políticos, religiosos… constructos diseñados para asombrar a las multitudes, pero con la consistencia de un castillo de naipes pues las palabras, apartándose de lo que algunos pretenden convencer a sus escuchas, no se sostienen a sí mismas; no son autoconsistentes, y como tal, un discurso igual o mejor construido puede rebatirlo con facilidad.

Es cuando aparece la necesidad de un sentido. Además de sustentarse en una evidencia factual, las palabras y deben estar ligadas a la razón y a la lógica; las palabras deben cobrar sentido y no convencimiento del interlocutor, y bien sabemos que a través de los siglos ambas cosas no coinciden necesariamente al mismo tiempo.

Las palabras, entonces, necesitan solidez; no sé si la apreciación correcta sea que debe recuperarla, pues ignoro si alguna vez contó con ello, o si deben ganarla mediante un buen empleo de las mismas.

Son, después de todo, las que permitieron dar inicio a la sociedad.

Anuncios

~ por Juancho H. en octubre 13, 2010.

2 comentarios to “De la palabra”

  1. Yo estoy de acuerdo con lo que usted plantea. Con la invitación que hace a hacer una profunda reflexión sobre lo que debe ser el lenguaje. Usted utiliza palabras clave como: sentido, razón y lógica, sin embargo, habría que mirar con más detalle la frase que cita de Saramago donde dice “hay personas que tienen dificultad en ajustarse a la realidad de los hechos”. Creo que hoy la mayoría fundamenta sus palabras en aspectos netamente metafísicos como la fe o en supuestos ilógicos, los más hábiles utilizan el principio de “sino puede convencer, confunda”, esto de alguna manera describe nuestra realidad, una realidad donde los superfluo y banal le ha ganado a la lógica y a la razón.

    Por último quisiera hacerle una sugerencia, sus entradas son muy buenas, por lo menos en principio, porque cuando son muy largas es muy difícil leerlas completas teniendo en cuenta el fondo negro y las letras pequeñas, quizá valga la pena que haga una encuesta para ver si realmente esto influye en que lo lean menos.

    • Precisamente eso trato de exponer: cómo la palabra se presta para engañar y desinformar cuando su propósito es uno, en principio, completamente diferente.

      Ya había recibido comentarios con respecto al color del blog; voy a ver si cambio el diseño por uno más “amigable” a la lectura.

      Muchas gracias por su comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: