De bárbaros

El concepto de violencia es, de por sí, uno allegado a los instintos más básicos y primitivos de cualquier especie viviente. La violencia se ejerce, por un principio biológico y salvaje, contra aquel que se encuentra menos aventajado; llevar una acción violenta contra alguien más fuerte acarrea otros apelativos que seguramente serán sinónimos de “heroico” o “loable”, pero aún así siempre encontraré reprochable toda acción violenta, así se alegue la ausencia de otras alternativas.

El día de hoy vuelvo por un tema de actualidad que me ha dolido bastante y, aprovechando este envión de inspiración para retomar el sano hábito de la escritura, me sumerjo entonces él y dejar en claro mi posición.

La violencia de género es una materialización de la irracionalidad – generalmente masculina -; un hombre desespera y golpea a una mujer que, por una u otra razón, lo sacó de quicio… o ni siquiera eso. Un hombre así, por tanto, carece de ciertas facetas para convivir en sociedad y debe ser reprochado y repudiado públicamente hasta que demuestre que desea enmendar ese terrible rasgo.

Hernán Darío Gómez, el entrenador de la Selección absoluta de fútbol colombiano, golpeó esta semana a una mujer tras mantener una discusión con ella en un bar. La opinión pública expresó su repudio ante este hecho, exigiéndole su salida. Él, un poco tarde, la extendió al cuerpo directivo de la Federación. El tema de su renuncia se mantiene aún por discutir.

Es mi opinión que este sujeto no vuelva a entrenar a la Selección Colombia, o siquiera a un equipo de fútbol profesional en esta tierra hasta que demuestre una rehabilitación.

¿Por qué? Aunque es un tema completamente ajeno al aspecto deportivo, hay cuestiones que sencillamente no se deben ignorar de una persona, y hablo específicamente de aquellas que representan la integridad. Un hombre que se permite a sí mismo perder el control de esa forma – me preocuparía muchísimo más si se descubre que estaba en control cuando estos hechos ocurrieron – no es digno de asumir una posición de dirección. ¿Qué ejemplo da a los que dirige? ¿O a los que representa? Estos últimos seríamos todos aquellos que sentimos simpatía por el equipo colombiano y, por qué no, por el fútbol como un deporte.

Hoy caminaba por la calle y escuché a dos personas, seguramente compañeras de trabajo, hablar de su día. Una de ellas le contó a la otra: “el jefe no me mandó las cifras en toda la tarde y yo me puse como un ‘bolillo'”. Las risas vinieron enseguida. Fue entonces cuando caí en cuenta que el respeto por este individuo ha desaparecido en una parte importante de la población.

Pero eso no es lo grave. Lo que me parece grave es que haya gente que quiera defender a Gómez, siquiera que siga en su puesto. La senadora conservadora Liliana Rendón afirmó que “algo tuvo que hacer o decir esa mujer para que ‘Bolillo’ la haya golpeado (…) Es que nosotros podemos ser muy tercas” – ¿Quién dejó a esta inepta ser senadora de la República? -. Algunos dirigentes del fútbol colombiano expresaron el apoyo a la continuidad de técnico, arguyendo que se trata de una cuestión “personal, mas no profesional”.

Viendo estos descalabros de la razón es que empiezo a entender que este tema tiene un arraigo cultural bastante poderoso, y que la integridad del hombre y la mujer pueden reaparecer mágicamente gracias al poder de la semántica, como estos señores pretenden hacer con la de Gómez.

Sea lo que sea que ocurra, ante mis ojos este sujeto ya no tiene una incompetencia profesional – siempre lo consideré un técnico mediocre -, sino que su pobre catadura racional lo hace inapropiado a todas luces para ocupar un puesto de tal magnitud. Que se vaya. Y concluyo al decir que es de bárbaros extender apologías a sus acciones.

Anuncios

~ por Juancho H. en agosto 11, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: